Canal filadelfiamolano

Loading...

UN PENSAMIENTO SOBRE LA ADOPCIÓN GAY

Definitivamente la afectividad materna y la afectividad paterna son muy diferentes entre sí, pero a la vez son complementarias y se requiere de las dos para el saludable desarrollo de la personalidad de los hijos. Es como preparar un café; si usas dos tazas de tinto obtendrás un tinto doble, y si usas dos tazas de leche obtendrás dos porciones de leche en un mismo recipiente; nunca obtendrás un café hasta que mezcles una taza de leche con una de tinto (según como lo preparan en algunas regiones de Colombia).
Así es el diseño original de la familia. Un hijo crecerá en un desarrollo saludable cuando dos personas maduras que se unen correctamente en un matrimonio responsable, ofrecen a sus hijos todas las condiciones psicosociales necesarias; ello implica que ese hijo o hija no adolezca de ninguna de las afectividades de sus progenitores (paterna y materna), y que éstos a su vez, propicien el ambiente de respeto, armonía y espiritualidad necesarios dentro del hogar, para la apropiada estructuración de la personalidad de los hijos.
Cierto es que muchos hijos no cuentan para su crianza con sus dos progenitores, aunque eso sí fue necesario para su concepción; pero quienes han crecido con la ausencia de uno de sus padres, han experimentado a través de su historia muchos vacíos, temores, y falencias, que hubieran podido superarse debidamente si hubiesen contado con la apropiada asistencia integral de su padre y de su madre.
Por lo anterior debo decir que,  llegar a pensar que es mejor tener dos papás a tener una sola mamá, o tener dos mamás en lugar de un padre, no es más que un mito; un mito que en aras de alimentar el voraz y egoísta apetito de la inadecuada administración sexual de algunos, nos quieren vender como un significativo avance social; afirmando que pensar lo contrario es ser retrógrado; como si la historia de la humanidad en sus tiempos más remotos no hubiera dejado profundas huellas aleccionadoras de los serios efectos colaterales que deja la inmoralidad sexual en la especie humana.

Luis Molano

No hay comentarios: