Canal filadelfiamolano

Loading...

10 consejos para evitar un escándalo en la iglesia


Conflictos


Todos conocemos pastores y ministerios que se han derrumbado debido a la avaricia, el orgullo o algún pecado escondido. El mundo está lleno de tentaciones, y no hay nadie exento de caer, por eso es muy importante que los pastores y los líderes, sobre todo los de menos experiencia, estén atentos a las señales de peligro y tomen medidas concretas para evitar estos escándalos, los cuales han destruido a muchos ministerios, a sus dirigentes y a sus familias
En la versión digital de la revista Charisma, J. Lee Grady escribió un extenso e interesante artículo sobre este tema, y aquí les paso un breve resumen de los puntos principales que espero sea de beneficio para muchos.

1.Vive una vida humilde y transparente.
Aunque eres un líder en la iglesia sigues siendo un individuo con problemas. Resiste la tentación de negar tus debilidades, y busca apoyo en otros mentores maduros y confiables que conozcan tus tendencias o previas adicciones.

2. Se receptivo a la corrección
Si estás rodeado de gente que dicen “Sí, señor” a todo lo que piensas y quieres hacer, debes considerar esto como una señal de peligro. Si te dicen que es imposible corregirte porque eres autoritario o controlador entonces tómate un sabático o busca ayuda profesional.

3.Analiza con frecuencia tu manera de actuar
¿Estás diciendo la verdad? ¿Haz implementado procedimientos que mantengan control y sean claros en las finanzas de la iglesia? ¿Estás titubeando en el área de la pureza sexual? Dios ve todo lo que haces, cada sitio de Internet que visitas, cada exageración (mentira) que escribes o dices.

4.Mantente en contacto con la realidad del mundo que te rodea. Ministrar es amar a las personas.
La compasión se desarrolla viendo la pobreza, poniendo las manos sobre los enfermos y sintiendo el dolor de los demás. Los pastores que se aíslan de estas cosas y se limitan a vivir en el confort que ofrecen algunos ministerios están ignorando esta realidad. Como dice J. Lee Grady en el artículo de Charisma “Los tiempos en que un gran predicador llegaba en una limosina a predicar la Salvación se acabaron. El Señor requiere que todos los que le sirven tengan los pies en la tierra.”
5.No permitas que te conviertan en una celebridad
El diablo intentó tentar a Jesús enseñándole los reinos de la tierra y ofreciéndole “fama y fortuna”. Hoy día el enemigo te está haciendo la misma oferta. Resiste la tentación de convertirte en una estrella y no dejes que te pongan en un pedestal.
6. Dale prioridad a tu familia
Es interesante como en ocasiones no cumplimos con lo que predicamos. Cuando dejamos que el ministerio relegue a nuestra familia a un segundo plano estamos siendo negligentes, poniendo la integridad de la familia en peligro. La Biblia es clara en esto: Porque el que no sabe gobernar su propia familia, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios? (1 Tim. 3:5). Si ponemos en práctica este principio bíblico, posiblemente podríamos evitar muchos de lo eventos que destruyen a los líderes y entorpecen la obra de Dios.

7. Vive modestamente, pero da con extravagancia
J. Lee Grady, el autor del artículo mencionado dice: En unos pocos años más las doctrinas centradas en el dinero y el egoísmo, las cuales mancharon las iglesias carismáticas durante 1980 y 1990 dejarán de existir. Dios está poniendo equilibrio y corrigiendo el mensaje que estaba motivado por la avaricia. El libro de Robert Morris, La Vida Bendecida ha redefinido como nosotros los carismáticos debemos ver el dinero. Nosotros no damos para recibir, damos para dar”

8. No construyas tu propio reino.
Aún está de moda que muchos líderes opten por nombrar el ministerio con sus nombres propios, pero eso no funcionará por mucho tiempo más. “El concepto del hombre orquesta terminó. El liderazgo es acerca de crear equipos y aquellos que piensen que lo pueden hacer todo y recibir todo el crédito se sorprenderán, pues sus esfuerzos no tendrán los resultados deseados” dice J. Lee Grady.

9. Desarrolla un discernimiento agudo (vivaz)
El diablo está siempre buscando a quien devorar y no podemos ser ignorantes de sus métodos. Los líderes, para sobrevivir, deben desarrollar un sistema que los alerte a tiempo, por lo que es necesario que se organice un equipo de intercesores que velen y estén comprometidos a orar por ti. Posiblemente muchos de los que se quemaron ignoraron los concejos proféticos de aquellos que vieron venir el desastre,

10.Mantén fresca la pasión por las cosas espirituales.
La mayoría de los líderes que han experimentado este tipo de fracaso y sus funestas consecuencias, casi siempre perdieron primero la pasión espiritual. Nosotros tenemos que buscar constantemente el ser llenos del Espíritu Santo de lo contrario se nos apagará la llama. Hay que buscar la comunión con Dios y crecer en Su Palabra cada día en nuestra vida.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Es cierto todo lo que dice que bueno que pastores y líderes leyeran estas recomendaciones, y las considerarán no creyendo que pierden sino que ganan.
Gracias Dios los bendiga.